Decora tu despacho con estilo industrial

Trabajar desde casa no siempre es sencillo pero tiene muchas y muy evidentes ventajas. Una de estas virtudes es la posibilidad de tomar decisiones sobre la decoración en el entorno laboral y esto no es un detalle nimio ya que el ambiente y la estética, así como la organización espacial en la zona de trabajo, pueden influir muy positivamente en la productividad y en la comodidad del trabajador.

Lejos de tratarse de un ambiente frío y estático, el diseño industrial para un despacho es una elección excelente ya que cuenta con un toque de orden que favorece la limpieza visual del entorno y permite añadir elementos modernos en combinación con otros de carácter vintage para aportar personalidad.

Despachos industriales

Con la gran versatilidad que ofrece y las diversas posibilidades de aprovechamiento del espacio, el despacho de estilo industrial es capaz de adaptarse a una amplia cantidad de trabajos distintos así como a variados tamaños de estancia. Desde las amplias y luminosas habitaciones que algunos pueden disfrutar para trabajar en el hogar, hasta los rincones mejor aprovechados para instalarse cada jornada, el toque industrial permite diferenciar ese entorno del resto del hogar separando la vida familiar, el ocio y el trabajo, tarea no siempre fácil para estos profesionales.

¿Cómo decorar un despacho con estilo industrial?.

Con una base fundamental en los muebles de metal, el estilo industrial está en boga tanto para la decoración del hogar como para despachos y lugares de trabajo. Con sus grandes referentes en las antiguas fábricas y en los talleres de la primera época de la industrialización, el resultado es siempre agradable y atractivo para potenciar un ambiente de trabajo cómodo, ordenado y con las condiciones más adecuadas para el trabajador.

Al tratarse de un estilo que se puede personalizar introduciendo los elementos deseados y los muebles necesarios para cada tipo de trabajo, se trata también de una fórmula idónea para los empleos que se desarrollan en casa.

Despachos industriales

Como se ha mencionado, para decorar tu despacho con un estilo industrial no debes olvidar la introducción de muebles de metal. Quizá una gran mesa de dibujo con un armazón metálico, tradicionales escritorios con cajones y archivadores o sillas de este mismo material serán piezas fundamentales para conseguir el efecto buscado.

Existe una gran diversidad de muebles de diseño moderno y estilo industrial para componer el despacho de forma satisfactoria rememorando este estilo de fábrica antigua. También es recomendable acudir a rastrillos y anticuarios en los que encontrar alguna auténtica joya vintage que se convierta en la gran protagonista del conjunto.

Despachos industriales

Ideas para la decoración industrial de tu despacho.

Si bien el metal es el elemento más destacado en un despacho de estilo industrial, es conveniente y recomendable no olvidar la combinación sutil con otros materiales que aporten contraste y equilibrio en el entorno. Así, la introducción de textiles de selección adecuada pueden ser la excusa perfecta para introducir toques de color o algún estampado que se adecue al estilo.

Por otro lado, la madera se convierte en un aliado perfecto para contrastar con la frialdad del metal. La calidez de los acabados naturales que dejan ver la veta de la madera serán un toque orgánico que ayudará a conseguir mayor sensación de confort.

Despachos industriales
Para conseguir el look perfecto en el despacho de estilo industrial ayudará la disposición ordenada de cables a la vista, quizá algún tubo de conducción de agua o vigas que podrán ser de madera o metal. Estos elementos se encuentran en las antiguas fábricas rehabilitadas y se suelen potenciar en lugar de ocultarlos para conseguir ese efecto tan característico. Si trabajas en tu hogar puedes añadir toques similares con un carácter decorativo buscando siempre el equilibrio y procurando adaptar el diseño al espacio disponible. Al mismo tiempo deberás priorizar la funcionalidad y comodidad a la hora de trabajar por encima de la estética.

Despachos industriales

Como imprescindible toque final, busca siempre la potenciación máxima de la luz natural, si es posible, situando la zona de trabajo junto a un ventanal que permita la entrada de luz. Si esto resultase imposible por las características de la propia casa, las lámparas de luz día serán grandes aliadas.

Despachos industriales