Los lofts industriales, la nueva tendencia

Al optar por el estilo industrial para la decoración de un interior es fácil caer en la estética fría y aséptica que elimina la sensación de hogar de la casa. Esto puede resultar llamativo y realmente atractivo a nivel visual para las páginas de una revista de decoración, sin embargo, para vivir en un entorno confortable es necesario que el espacio hable de personalidad, calor y cercanía. La nueva tendencia de loft industrial camina en esta dirección combinando el carácter de un hogar con los elementos clásicos del estilo industrial y la calidad de los amplios espacios característicos de estos diseños.

El loft industrial como nuevo modelo de hogar

El interior de estilo industrial perfecto es, sin duda, el que se crea a partir de la rehabilitación de una antigua fábrica y su adaptación para la habitabilidad. Con ciertos toques de diseño y respetando tanto la estructura del edificio como ciertos detalles clave en la conformación de su aspecto industrial, se puede lograr una decoración impresionante. Sin embargo, no todo el mundo se puede permitir este procedimiento y no por ello hay que renunciar a las ventajas de este estilo decorativo de plena actualidad.

 

Para convertir cualquier hogar en un loft industrial es necesario atender a algunos aspectos clave como la compartimentación de los espacios, el uso de ciertos materiales como el vidrio, el cuero y el metal, desvestir los ventanales dejando a la vista su estructura sencilla de cuarterones y dejando entrar la luz natural, el uso de colores neutros o la introducción de ladrillos vistos en alguna pared visible que cobre protagonismo en el entorno.

 

Ideas para decorar tu loft al estilo industrial

Los espacios diáfanos con habitaciones libres de muros y la mayor fluidez de la luz es clave para decorar un loft industrial. Eliminar la mayor cantidad de paredes en el interior de la casa será la clave para conseguir esto. De este modo se unirían físicamente el salón, la cocina y el dormitorio logrando algo de intimidad en cada estancia gracias a la selección de los elementos ornamentales, la disposición del mobiliario, así como el juego de texturas y colores.

Especialmente interesante en este sentido resulta la utilización de paneles de apertura sobre rieles para cerrar el dormitorio cuando así se desee y dejarlo al descubierto en los momentos que se quiera disfrutar del espacio completo. Los paneles transparentes a juego con los ventanales serán la solución perfecta ya que permiten el cierre físico del espacio sin crear un obstáculo visual y permitiendo que fluya la luz de forma regular por toda la casa.

 

Pero el espacio abierto no crea por sí mismo el loft industrial, es necesario recurrir a un diseño de carácter sobrio y muy sencillo en lo estético, así como limitado en colores que ceda el protagonismo al uso de los materiales y el juego de texturas marcando la diferencia entre los mismos.
Así, será interesante ver el metal en algunos muebles, lámparas o elementos tales como las tuberías las cuales aportarán un estilo inconfundible si se dejan ver creando un camino sobre las paredes. Por su parte, la madera dará un mejor resultado si se utiliza en su estado más natural con acabados poco trabajados. El cuero en sofás y sillas puede completarse con algún elemento forrado jugando con distintos tonos de piel.
No menos importante resulta el uso del cemento y el vidrio como materiales propios de la era industrial, estos componentes pueden jugar un papel fundamental en paredes y suelos en el primer caso o con amplios ventanales y elementos decorativos en el segundo.

 

Si las tuberías a la vista aportan un plus de aspecto industrial, las vigas y los conductos de ventilación tampoco se deben ocultar en este estilo. Estos elementos, que en otras ocasiones se esconden tras los muros, en este caso son objeto de gran valoración estética.

En lo referente al uso del color, se debe primar el gris en distintos tonos que se acerquen al negro en algunas zonas y destacar otras con un aspecto prácticamente blanco, esta será una forma ideal de aportar toques diferenciadores y crear puntos de interés evitando los resultados tristes o aburridos.